Obi-Wan Kenobi: una oportunidad perdida

 


La serie que generó decepción.

Al cabo de sus 6 capítulos uno no puede más que afirmar que la serie de Obi Wan Kenobi fue una decepción. A pesar de que en su cierre ofreció una épica pelea entre su protagonista y su contraparte, el balance es negativo.

Había una idea, pero la ejecución fue mala y la dirección, peor.

Parecía difícil que algo así pasara porque el actor principal Ewan McGregor debe ser de lo mejor que tuvieron las precuelas de Star Wars, y Dart Vader es el personaje más interesante de la franquicia.

Cabe señalar que Obi Wan iba a ser una película, pero en el 2018 el proyecto quedó en Stand By tras las críticas a Los últimos Jedi y la poca recaudación de la precuela de Han Solo. De hecho, en la prensa alguno de los responsables de Disney llegó a hablar de que la historia era muy oscura.

Sin embargo, en el 2020 se reactivó el proyecto como una serie y a pesar de la pandemia de coronavirus, llegó a la pantalla de Disney Plus.

¿Que se puede decir tras el final? Había una idea: mostrar el primer enfrentamiento de Obi Wan con Dart Vader y cómo es que en Una nueva Esperanza el personaje le dijo a Luke que el sith había matado a Anakin.

¿Qué salió mal? Todo lo demás: las tramas paralelas, los personajes secundarios, la música y el guión parecen mero relleno para justificar que la acción se desarrollara en 6 capítulos. Y eso sin contar lo barata que se ve la producción. Un ejemplo es el maquillaje del Gran Inquisidor,que parece salido de Star Trek, la nueva generación de la televisión.

Y es que cualquiera que haya visto toda la safa de películas, leído,muchas historietas y libros y consumido las series de TV podría haber jugado a llenar los espacios vacíos. Pero no, se generaron más agujeros de guión, como la relación entre Obi Wan y Leia niña, la relación entre Obi Wan y Luke niño, la exposición de la imagen de Obi Wan ante cazarecompensas, etc.

No es necesario ver toda la serie para entender la historia. Los capítulos 1, 5 y 6 bastan. Y ni si quiera hay que verlos completos.

Lo que más llama la atención es que Obi Wan ni siquiera tiene la calidad de El Mandoloriano y El Libro de Boba Fett, siendo algo tan relacionado con las primeras 6 películas.

Y hay oportunidades perdidas. Es el caso de Reva, la enigmática inquisidora, cuyo arco se estira tanto que termina siendo terrible y la deja como uno de los peores personajes de Star Wars.

Lo que si funciona: los cambios en Dart Vader y en Obi Wan. En el caso del villano,el enfrentamiento con el jedi le permite avanzar hacia un nuevo estadio y dejar atrás lo poco que le quedaba de humanidad (la deja en el freezer para más adelante). En cuanto a Obi Wan, ya no se siente culpable y puede convertirse en un jedi más poderoso que puede estar tranquilo vigilando a Luke.

La pelea final es buena, aunque horriblemente registrada con esa cámara temblorosa. El diálogo entre Obi Wan y Dart Vader es intenso y dramático. Pero como que todo esto se dejó tan para el final, que hace parece que se retrasó demasiado.

Otras cosas que no funcionan: los idiotas Storm Troppers, lo insoportable que es la pequeña Leia en sus primeras participaciones, Obi Wan tratando de esconder a Leia bajo una gabardina ante muchos enemigos, Reva haciendo cualquiera cosa.

Lo mejor es que Disney puede reflexionar sobre la necesidad de generar nuevas historias del universo Star Wars, fijándose en nuevos personajes o no tan relacionados con la saga de Skywalker.





No hay comentarios:

Publicar un comentario