Bright (idem, David Ayer, 2017)

Puede que "Bright" sea el escalón más alto al que haya llegado Netflix con sus producciones propias. Una película que llama la atención por su aspecto visual pero que se queda solamente en un policial divertido en el argumento.




Es como "Arma mortal" en el mundo de "El señor de los anillos". Will Smith es Ward, un policía negro recién baleado, y Joel Edgerton es Jacoby, el primer policía orco de la historia, o algo así.
El trasfondo es interesante.
Por un lado está la historia. Todo ocurre a 2.000 años de que un ejército de varias razas derrotó a una entidad maléfica llamada el Señor Oscuro, y no a 2.000 años de la venida de Cristo.
Por otro lado, hay un conflicto social entre las razas.


En la película se puede ver, principalmente, la relación social entre los elfos (que parecen estar en lo más alto de la pirámide), los humanos y los orcos (que son como los negros de hoy en Estados Unidos, o sea, se dicen que reciben trato igual pero en verdad siguen segregados).
Hay otra dimensión en juego: la magia.
Hay varios niveles de conflicto: uno entre Ward y Jacoby, por el incidente que terminó con el primero baleado; luego viene el conflicto de Ward con el resto de los compañeros humanos porque él tiene como pareja de patrullaje a Jacoby; la relación de Jacoby con el resto de los orcos porque él es policía; la relación entre las distintas etnias humanas; la relación entre los elfos y el resto; y la relación entre la magia y el mundo convencional.
De hecho, la magia es muy importante. El argumento principal gira en torno al destino de una varita mágica, un instrumento que puede volver poderoso a cualquier persona, elfo y orco.
El secreto de toda la película es el sentido de la palabra "Bright". Una vez que se conoce ese dato, el argumento se hace previsible.
Hay mucha acción. Todo ocurre a lo largo de un día y una noche. Hay muchos chistes forzados y conversaciones típicas de una película cómica. Muchas cuestiones se ponen en palabras en lugar de aprovechar las miradas y los planos.
El maquillaje es muy bueno y los efectos especiales, también. Noomi Rapace es la mala de turno. Se confirma como una actriz de acción.
¿Vale la pena? Obviamente, es gratis en Netflix. No hay que perder la posibilidad de pasar un rato entretenido. Para los nostálgicos de los 80, seguramente recordarán a la película de Mel Gibson. Para los nuevos, conocerán como habría sido Comando Especial (21th Jump Street), si hubiera tenido menos chistes.

Comentarios

  1. En mi opinion, aunque no fue pelicula del cine. Esta es una de las Peliculas Online mas atractivas que podemos ver en estos meses.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Desafío sobre olas (Soul Surfer, Sean McNamara, 2011)

Más allá del Cielo (Charlie St. Cloud, Burr Sterrs, 2010)

Noche Macabra (Mischief night, Travis Baker, 2014)